Infórmate Sobre la Amenaza de la Mega Minería Tóxica en BCS

Estas aquí: Mega Minería Tóxica > Infórmate Sobre la Amenaza de la Mega Minería Tóxica en BCS

Contexto en Baja California Sur

Baja California Sur es el estado más seco de la república pero al mismo tiempo es la entidad con el segundo mayor crecimiento demográfico. Este acelerado aumento de la población ha incrementado el ritmo al que se extrae el agua de nuestras principales fuentes de abastecimiento, los acuíferos. Estos cuerpos subterráneos se recargan por medio de lluvias de tipo ciclónicas que ocurren en cortos periodos de tiempo, pero de mucha intensidad, durante los meses de julio a octubre. Actualmente, cerca del 50% de ellos se encuentran sobreexplotados y no contamos con la suficiente infraestructura para capturar y aumentar su recarga por medio del agua de lluvia que cae. Aunado a esta seria problemática que limita el desarrollo del estado existen proyectos de mega minería metalúrgica a cielo abierto que utilizan y liberan sustancias tóxicas que buscan establecerse a lo largo de la península, y que de ser aprobados, agravarían aún más la situación del agua en nuestro estado. Dichos proyectos representan una seria amenaza debido a las exorbitantes cantidades de agua que usan y contaminan, los tóxicos que utilizan, los metales pesados que liberan del subsuelo, y el riesgo latente de contaminación de los mantos acuíferos y entorno que representan. En Niparajá consideramos que dichos proyectos, a los que denominamos como Mega Minería Tóxica a Cielo Abierto, representan una seria amenaza al desarrollo, sostenibilidad y salud de la región, y por ello no deberían de ser autorizados. Esta definición NO INCLUYE a proyectos mineros de mucho menor impacto tales como: salineras, extracción de materiales pétreos, yeseras, etc.

Causas Estructurales que han Facilitado la Mega Minería Tóxica en México

La Ley Federal Minera privilegia este tipo de desarrollos dándoles beneficios tan alarmantes como el que les permite utilizar toda el agua que se acumule dentro de los tajos a cielo abierto, sin necesidad de contar con una concesión de la CONAGUA, y sin importar si el acuífero sobre el que se encuentran está sobreexplotado o si se afectarán los flujos subterráneos de los que dependen concesiones (pozos) cuenca abajo. En otras palabras, se privilegia el uso extractivo del agua para fines industriales y privados a costa del agua para consumo humano, agricultura y ganadería, aún y cuando los usuarios cuenca abajo tengan los permisos correspondientes. Además, la ley minera menciona que “son de utilidad pública por sobre otros usos de la tierra, la explotación, la exploración y beneficio de los minerales”, lo que en la práctica significa el privilegiar una minoría privada dedicada a la minería en deterioro de las economías locales ligadas al sector primario. Las modificaciones al Art. 27 Constitucional (1992) referente a los derechos agrarios, combinado con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (1994), también han jugado un papel preponderante en al aumento de la actividad minera en México ya que permitieron la privatización de la industria minera y la subsecuente participación de compañías extranjeras. Finalmente, existen incentivos fiscales que hacen a la minería mucho más rentable en México que en otras partes del mundo, ya que a diferencia de otros países, México no cobra regalías proporcionales a la ganancia obtenida, sino que simplemente cobra un “derecho de explotación” cuyo valor es casi simbólico (en el caso del oro se cobran de 5 a 111 pesos por hectárea concesionada).

Todo esto ha dado como resultado que cerca del 16% (aunque hay cifras que manejan hasta el 305) del territorio nacional esté actualmente concesionado para explotación minera, lo que pone en serio riesgo a nuestro recurso más preciado, el agua.

Hechos Sobre la Mega Minería Tóxica

  • La minería de oro es sumamente contaminante. Para extraer el oro de las piedras, se utilizan y se generan químicos peligrosos que pueden envenenar el agua de la región, además de utilizar toneladas de explosivos diariamente, con efectos muy nocivos sobre la biodiversidad. Entre estos químicos sobresalen el cianuro, arsénico, ácido sulfúrico, plomo, mercurio y otros metales pesados que tienen impactos dramáticos en la salud de los humanos y en el ecosistema.
  • El oro es principalmente para hacer joyería. Muy poco del oro que se produce hoy en día se destina a industrias como la medicina o las telecomunicaciones. A nivel mundial, la mayor parte del oro que se extrae en la actualidad; más del 80% según algunas de las fuentes consultadas, es destinado a la industria de la joyería. Producir un anillo de oro, por ejemplo, genera cerca de 20 toneladas de desechos.
  • La minería de oro a cielo abierto tiene una historia negra en México y el mundo. En todo el mundo, desde África hasta Centroamérica, distintas comunidades han sentido en carne propia los efectos de la minería de oro a cielo abierto. Cada vez más comunidades se han negado a permitir el establecimiento de este tipo de minas cerca de ecosistemas sensibles.
  • Una mina de oro dura pocos años, mientras que la contaminación que genera dura siglos. Es común que una mina de oro tenga una vida útil de apenas 10 a 20. En cambio, los efectos de la degradación ambiental generada por los materiales que desecha y los químicos que utiliza dura muchos cientos de años.
  • La minería de oro a cielo abierto genera montañas de desperdicio, literalmente. Tomando como ejemplo la Mina Los Cardones: se estima extraer cerca de 41 toneladas de oro (1.4 Millones de Onzas) durante sus 10 años de vida útil. La producción de esta cantidad de oro, en los cálculos de la propia empresa, generarían 3 toneladas de desperdicio por cada gramo de oro producido. Esto significa, durante los 10 años, 175,000 millones de kilogramos de piedra de desecho; 47,000,000 kilogramos diarios.
  • Las minas de oro dejan cráteres gigantescos donde antes habían ecosistemas. Tomando como ejemplo la mina de Los Cardones: se generaría un cráter de 76.20 hectáreas dentro de la Sierra de la Laguna. Este tamaño es equivalente a las 62 cuadras que componen el centro de la ciudad de La Paz, o a unas 102 canchas de futbol.

 

Fuentes:
http://www.conagua.gob.mx/disponibilidad.aspx?n1=3&n2=62&n3=94
http://www.freshwateraction.net/es/content/notas-sobre-las-causas-estructurales-de-la-minera-en-m%C3%A9xico-y-sus-impactos
http://smn.cna.gob.mx/climatologia/Normales5110/NORMAL03023.TXT
http://smn.cna.gob.mx/climatologia/Normales5110/NORMAL03066.TXT
http://smn.cna.gob.mx/climatologia/Normales5110/NORMAL03056.TXT
http://www.emedios.com.mx/saiweb/viewer.aspx?file=4ejBjxeato5yStCGOR9vKlgaoIJv8tQmjY6beXdy90VpVoFPPW@@hWW5m7Sbj88pkuTOASfEHK7ThzI/J3qQgsA==&opcion=0&encrip=1